14 may. 2016

Don Quijote: Aventura de los cueros de vino



“-Que me maten –dijo a esta sazón el ventero- si don Quijote o don diablo no ha dado alguna cuchillada en alguno de los cueros de vino tinto que a su cabecera estaban llenos, y el vino derramado debe de ser lo que le parece sangre a este buen hombre.

Y con esto entró en el aposento, todos tras él, y hallaron a don Quijote en el más extraño traje del mundo. (…) Tenía en la cabeza un bonetillo colorado, grasiento, que era del ventero; y en el brazo izquierdo tenía revuelta la manta de la cama (…), y en la derecha, desenvainada la espada, con la cual daba cuchilladas a todas partes, diciendo palabras como si verdaderamente estuviera peleando con algún gigante. Y es lo bueno que no tenía los ojos abiertos, porque estaba durmiendo y soñando que estaba en batalla con el gigante: que fue tan intensa la imaginación de la aventura que iba a fenecer, que le hizo soñar que ya había llegado al reino de Micomicón y que ya estaba en la pelea con su enemigo; y había dado tantas cuchilladas en los cueros, creyendo que las daba en el gigante, que todo el aposento estaba lleno de vino”.

Del capítulo XXXV de la primera parte.
Miguel de Cervantes.

No hay comentarios: