8 may. 2016

Don Quijote: El yelmo de Mambrino



"Dejóse (el barbero) la bacía en el suelo, con la cual se contentó don Quijote (…). Mandó a Sancho que alzase el yelmo, el cual, tomándola en las manos, dijo:
 
-Por Dios que la bacía es buena y que vale un real de a ocho como un maravedí.

Y, dándosela a su amo, se la puso luego en la cabeza, rodeándola a una parte y a otra, buscándole el encaje, y, como no se le hallaba, dijo:

-Sin duda que el pagano a cuya medida se forjó primero esta famosa celada debía de tener grandísima cabeza; y lo peor dello es que le falta la mitad.

Cuando Sancho oyó llamar a la bacía “celada”, no pudo tener la risa, mas vínosele a las mientes la cólera de su amo y calló en mitad della”.

Del capítulo XXI de la primera parte.
Miguel de Cervantes.

No hay comentarios: