5 dic. 2011

Auto de los Reyes Magos (Anómino, Siglo XII)

 



Texto

El Auto de los Reyes Magos es la primera obra de teatro conocida en castellano. Fue escrita probablemente en la segunda mitad del siglo XII. Se desconoce quién fue el autor y sólo se conservan 147 versos.

Este texto es propio del teatro medieval litúrgico. En él se narra el descubrimiento de la estrella de Belén por parte de los tres reyes magos, su puesta en marcha en busca del niño Jesús y su llegada hasta Herodes, que tras escucharlos y pedirles que vuelvan con nuevas noticias, llama a sus sabios para preguntarles si ellos ya conocían este acontecimiento.


Música

Sibila Latina - Judicii Signum. El oráculo de la Sibila Eritrea, que anunció en el siglo II a. C. la llegada de una edad de oro del hombre con el nacimiento de un niño, hijo de una madre virgen, permitió al cristianismo aprovechar esa figura y recuperar ese oráculo para proclamar el mensaje de la segunda venida del Mesías.

14 jul. 2011

El caballero de Olmedo (Lope de Vega)


Selección del
ACTO PRIMERO, ESCENA VII

LEONOR: Este galán, doña Inés, te quiere para danzar.
INÉS: Quiere en los pies comenzar y pedir manos después.
LEONOR: ¿Qué respondiste?
INÉS: Que fuese esta noche por la reja del güerto.
LEONOR: ¿Quién te aconseja, o qué desatino es ése?
INÉS: No para hablarle.
LEONOR: Pues, ¿qué?
INÉS: Ven conmigo y lo sabrás.
LEONOR: Necia y atrevida estás.
INÉS: ¿Cuándo el amor no lo fue?



Selección del
ACTO SEGUNDO, ESCENA XI

TELLO: ¿Merezco ser bien llegado?
ALONSO: No sé si diga que sí, que me has tenido sin mí con lo mucho que has tardado.
TELLO: Si por tu remedio ha sido, ¿en qué me puedes culpar?
ALONSO: ¿Quién me puede remediar, si no es a quien yo le pido? ¿No me escribe Inés?
TELLO: Aquí te traigo cartas de Inés.


ALONSO: Pues hablárasme después en lo que has hecho por mí. (Lea) “Señor mío, después que os partistes no he vivido; que sois tan cruel que aun no dejáis vida cuando os vais”.
TELLO: ¿No lees más?
ALONSO: No.
TELLO: ¿Por qué?
ALONSO: Porque manjar tan suave de una vez no se me acabe. Hablemos de Inés.



Selección del
ACTO TERCERO, ESCENA XII

ALONSO: ¿Qué es esto? ¿Quién va? De oírme no hace caso. ¿Quién es? Hable. ¡Que un hombre me atemorice, no habiendo temido a tantos! ¿Es don Rodrigo? ¿No dice quién es?
SOMBRA: Don Alonso.
ALONSO: ¿Cómo?
SOMBRA: Don Alonso.
ALONSO: No es posible. Mas otro será, que yo soy don Alonso Manrique… Si es invención, ¡meta mano! (...)


ALONSO: (...) Volvió la espalda. Seguirle, desatino me parece. ¡Oh imaginación terrible! Mi sombra debió de ser… Mas no, que en forma visible dijo que era don Alonso. Todas son cosas que finge la fuerza de la tristeza, la imaginación de un triste. ¿Qué me quieres, pensamiento, que con mi sombra me afliges?

29 mar. 2011

Día Mundial del Teatro (27/03/2011)


Mensaje Internacional del Día Mundial del Teatro 2011,
por Jessica A. Kaahwa, Uganda


La celebración de hoy es un reflejo fiel del inmenso potencial que posee el teatro para movilizar comunidades y tender puentes.


¿Han pensado alguna vez que el teatro podría ser una herramienta muy poderosa para la paz y la reconciliación? Mientras las naciones gastan colosales sumas de dinero en misiones de paz en zonas de conflictos bélicos por el mundo, se presta muy poca atención al teatro como alternativa personalizada para la gestión y transformación de conflictos. ¿Cómo pueden los ciudadanos de la madre tierra alcanzar la paz universal si los instrumentos que se emplean provienen de poderes externos y aparentemente represivos?


El teatro impregna sutilmente el alma humana presa del miedo y la desconfianza, alterando su propia imagen y abriendo un mundo de alternativas para el individuo y, por tanto, para la comunidad. Puede aportar significado a la realidad diaria mientras previene un futuro incierto. Puede participar en temáticas de política social de forma sencilla y directa. Al ser integrador, el teatro puede presentar experiencias capaces de transcender las ideas erróneas preconcebidas. Además, el teatro es un medio probado de progreso y defensa de las ideas, que mantenemos y por las que estamos dispuestos a luchar cuando no se respetan, de forma colectiva.


Para anticipar un futuro de paz, debemos comenzar usando medios pacíficos que busquen comprender, respetar y reconocer las aportaciones de cada ser humano en la tarea de esta búsqueda de la paz. El teatro es ese lenguaje universal a través del cual podemos promover mensajes de paz y reconciliación. Permitiendo a cada participante comprometerse activamente, el teatro puede hacer que muchos individuos deconstruyan ideas preconcebidas y, de esta forma, ofrece al individuo la oportunidad de renacer para tomar decisiones basadas en conocimientos y realidades redescubiertas. Para que el teatro crezca con fuerza, entre otras formas de arte, debemos dar un paso decidido hacia adelante incorporándolo en la vida diaria, abordando asuntos críticos de conflicto y paz.


En su búsqueda de transformación social y reforma de las comunidades, el teatro ya existe en áreas devastadas por la Guerra y entre poblaciones que sufren pobreza o enfermedad crónica. Hay un número creciente de historias donde el teatro ha sido capaz de movilizar con éxito audiencias para construir conciencia y para atender a víctimas de traumas de postguerra. Plataformas culturales como el “Instituto Internacional del Teatro” que tienen como objetivo “consolidar la paz y la amistad entre los pueblos” ya están en marcha.


Es por tanto una farsa mantenerse callados en momentos como el nuestro, conociendo el poder del teatro, y permitir a los que empuñan armas y lanzan bombas ser los pacificadores de nuestro mundo. ¿Cómo pueden estas herramientas de alienación ser también instrumentos de paz y reconciliación?


Os exhorto, en este Día Mundial del Teatro, a reflexionar sobre esta posibilidad y a proponer al teatro como herramienta universal de diálogo, transformación y reforma social. Mientras las Naciones Unidas gastan colosales cantidades de dinero en misiones de paz por todo el mundo, por medio del uso de las armas, el teatro es una alternativa espontánea, humana, menos costosa y de lejos, mucho más poderosa. Si bien puede que no sea la única respuesta para conseguir la paz, el teatro debería ser incorporado sin duda como una herramienta eficaz en las misiones de paz.


Jessica A. Kaahwa, Uganda.
Dramaturga, actriz, directora y profesora de teatro.