21 may. 2010

La pedida de mano (Antón Chéjov)

LÓMOV: ¡Eso lo veremos! Les demostraré en los tribunales que son mías.
CHUBUKOV: ¿En los tribunales? Puede llevarnos a los tribunales y demás, señor. ¡Puede! Ya le conozco yo a usted: precisamente lo único que buscaba era una excusa para llevarnos a los tribunales y demás… ¡Es usted un follonero! ¡Todos los de su familia eran unos pleitistas! ¡Todos!
LÓMOV: ¡Haga el favor de no insultar a mi familia! ¡Todos los Lómov han sido siempre honrados y ni uno solo de ellos ha sido llevado a juicio por malversación de fondos, como su tío!
CHUBUKOV: ¡Todos los miembros de su familia estaban locos!
NATALIA STEPÁNOVNA: ¡Todos, todos, todos!
CHUBUKOV: Su abuelo no hacía más que beber y su tía menor, Nastasia Mijáilovna precisamente, huyó con un arquitecto y demás…
LÓMOV: Y su madre estaba contrahecha.
(Se lleva las manos al corazón) Ya me ha dado el tirón en el costado… Me duele la cabeza… ¡Dios mío!... ¡Agua!
CHUBUKOV: Y su padre era un jugador empedernido y un zampón.
NATALIA SPEPÁNOVNA: ¡Y su tía una chismosa como hay pocas!
LÓMOV: Se me ha paralizado la pierna izquierda… Y usted es un intrigante… ¡Ay, mi corazón!... Para nadie es un secreto que antes de las elecciones… Mis ojos echan chispas… ¿Dónde está mi sombrero?
NATALIA STEPÁNOVNA: ¡Su comportamiento es repugnante, miserable, ruin!
CHUBUKOV: ¡Y usted, precisamente, es una persona hiriente, hipócrita e insidiosa! ¡Sí, señor!
LÓMOV: Allí está mi sombrero… Mi corazón… ¿Por dónde hay que ir? ¿Dónde está la puerta? ¡Ay!... Me muero… No puedo mover la pierna…

18 may. 2010

Otelo (William Shakespeare)

Acto segundo. Escena segunda.

HERALDO: Es gusto de Otelo, nuestro noble y valiente general, que, en vista de las noticias ciertas que acaban de recibirse, significando la pérdida pura y simple de la flota turca, los habitantes solemnicen este acontecimiento, unos por medio de bailes, otros con hogueras de regocijo, todos entregándose a las diversiones y fiestas a que les lleve su inclinación, pues además de estas noticias felices, hoy es el día de la celebración de su matrimonio. Esto es lo que por orden suya se proclama. Todos los tinelos del castillo están abiertos, y hay plena libertad para festejar desde la hora presente de las cinco hasta que la campana haya dado las once. ¡Los cielos bendigan la isla de Chipre y a nuestro noble general Otelo!

7 may. 2010

Casa de muñecas (Enrique Ibsen)

Acto tercero

HELMER: Hablas de nuestro matrimonio de un modo extraño.
NORA: Quise decir que de las manos de papá pasé a las tuyas. Todo te lo arreglaste a gusto tuyo y yo lo compartía, o bien fingía compartirlo, no recuerdo ahora bien: tal vez ni una cosa ni la otra; unas veces, una y otras veces, otra. Mirando hacia atrás, me parece que he vivido como viven los pobres..., al día. He vivido de las piruetas que hacía por ti, Torvaldo. Pero eso te gustaba. Tú y papá sois muy culpables respecto de mí. Vosotros tenéis la culpa si no sirvo para nada.
HELMER: Eres absurda, Nora, absurda e ingrata. ¿No fuiste dichosa aquí?
NORA: No. Creí serlo pero nunca lo fui.
HELMER: ¡Tú no has..., tú no has sido dichosa!

NORA: No. Fui alegre, nada más. Eras muy cariñoso conmigo, pero nuestra casa no fue más que salón de fiesta. Fui en tu hogar la mujer-muñeca, como antes, en el hogar de papá, fui la niña-muñeca. Y nuestros hijos también fueron muñecas para mí. Me parecía a mí divertido que tú jugaras conmigo, como a ellos les parecía divertido que yo jugara con ellos. Así fue nuestra unión, Torvaldo.

3 may. 2010

Compañía de Garnacha (Compañías de teatro del Siglo de Oro)

Compañía de Garnacha

"Compañía de garnacha son cinco o seis hombres, una mujer que hace la dama primera y un muchacho la segunda; llevan un arca con dos sayos, una ropa, tres pellicos, barbas y cabelleras y algún vestido de la mujer, de tiritaña. Éstos llevan cuatro comedias, tres autos y otros tantos entremeses; el arca en un pollino, la mujer a las ancas, gruñendo, y los compañeros detrás arreando. Están ocho días en un pueblo..."

Agustín De Rojas
El viaje entretenido