18 may. 2010

Otelo (William Shakespeare)

Acto segundo. Escena segunda.

HERALDO: Es gusto de Otelo, nuestro noble y valiente general, que, en vista de las noticias ciertas que acaban de recibirse, significando la pérdida pura y simple de la flota turca, los habitantes solemnicen este acontecimiento, unos por medio de bailes, otros con hogueras de regocijo, todos entregándose a las diversiones y fiestas a que les lleve su inclinación, pues además de estas noticias felices, hoy es el día de la celebración de su matrimonio. Esto es lo que por orden suya se proclama. Todos los tinelos del castillo están abiertos, y hay plena libertad para festejar desde la hora presente de las cinco hasta que la campana haya dado las once. ¡Los cielos bendigan la isla de Chipre y a nuestro noble general Otelo!

1 comentario:

SAS dijo...

Que bonito...
Y que preciocidad de fotografia!!!!!!
Sobre todo me gusta la clack del gorro blanco, la que asoma por la ventana de la derecha...
Siga asi y este blog será el mejor de todos ♥