20 mar. 2016

Don Quijote, el caballero andante.


"Limpias, pues, sus armas, hecho del morrión celada, puesto nombre a su rocín y confirmádose a sí mismo, se dio a entender que no le faltaba otra cosa sino buscar una dama de quien enamorarse, porque el caballero andante sin amores era árbol sin hojas y sin fruto y cuerpo sin alma".

Del capítulo I de la primera parte.
Miguel de Cervantes.

No hay comentarios: