22 mar. 2010

Cinco horas con Mario (Miguel Delibes)

Capítulo III

CARMEN: Prendiste mi corazón, hermana, esposa, prendiste mi corazón en una de tus miradas, en una de las perlas de tu collar, y sí, todo eso estará muy bien, Mario, que no lo discuto pero dime una cosa, anda, por favor, ¿por qué no me leíste nunca tus versos ni me dijiste tan siquiera que los hacías? De no ser por Elviro, yo en la inopia, fíjate, pero es que ni idea, y luego resulta que hacías versos y Elviro me dijo que una vez dedicaste uno a mis ojos, ¡qué ilusión! Me lo dijo Elviro, ya ves, un día, sin venir a cuento, me dijo: "¿te lee Mario sus versos?", y yo en la luna, "¿qué versos?", y él, entonces, me dijo, me lo dijo, te lo juro, "conociéndote no me choca que haya dedicado uno a tus ojos", que yo me puse colorada y todo, pero por la noche, cuando te los pedí, tú que nones, "debilidades, son blandos y sentimentales", que no sé a qué ton tenéis ahora tanta ojeriza a los sentimientos, hijo, que me sentó como un tiro tu desconfianza, para que lo sepas, y por más que insistí, que esos versos no eran para los demás, mira tú que salida, como si se pudiera escribir para nadie.

2 comentarios:

Teatro Click dijo...

"Cinco horas con Mario" es una novela del escritor español Miguel Delibes publicada en 1966.
Fue llevada al teatro por primera vez en 1979 en el teatro Marquina de Madrid, interpretando a Carmen la actriz Lola Herrera.
El autor, Miguel Delibes, falleció el 12 de marzo de 2010.

SAS dijo...

Ohhh, que poetico... me encanta...