22 mar. 2013

MENSAJE DEL DÍA MUNDIAL DEL TEATRO PARA LA INFANCIA Y LA JUVENTUD

Shakespeare escribió: “La obra es la cuestión...” Y tenía razón, ¡pero no del todo! La “historia” es la cuestión y la obra es la forma más poderosa de contarla.

Descubrí el por qué el otro día cuando me reuní con el nuevo elenco de la obra War Horse (una historia que ha sido un libro y una película). Mientras contaba historias de Devon y de las granjas y de la Primera Guerra Mundial tenía a mi alrededor cuarenta actores, reunidos por primera vez para hacer una obra. Así que no era sólo una persona contando una historia (que es lo que yo suelo hacer), sino una enorme compañía poniendo su corazón y su alma, toda su energía emocional, su inteligencia y su talento, en hacer un espectáculo que horrorice, mueva al público a la risa, que emocione hasta las lágrimas. En cada función (y ellos actuarán para miles y miles de niños y jóvenes) tendrán que esforzarse para que la representación resulte inolvidable.

El poder del teatro, ya sea para jóvenes o viejos, descansa en la concatenación de historias e ideas, de actores, de todos los que trabajan detrás del escenario y, lo más importante, del público. Todos hacemos la obra juntos, la vivimos juntos, juntos dejamos de lado la incredulidad y nos unimos en un mismo esfuerzo imaginativo.

Para los jóvenes que vienen al teatro por primera vez, el efecto es electrizante, absolutamente fascinante. Hay vida frente a sus ojos, la historia, el espectáculo, la música, las luces, el movimiento, el sonido, los actores. Esa experiencia puede cambiar sus jóvenes vidas. A todos nos forma y enriquece.
Michael Morpurgo
20 de marzo de 2013